Tordesillas 2015

Tordesillas: el día después

Ayer, cuando llegamos de Tordesillas, nos hubiese gustado escribir: “hemos salvado a Rompesuelas, por fin el pueblo de Tordesillas ha comprendido que ninguna tradición debe estar por encima del sufrimiento que inflige”, pero desgraciadamente no es así. Rompesuelas ha sido asesinado. Ese toro de aspecto bonachón, soltado con intención criminal cuando todos los activistas aún estábamos en la Vega y que pasó por delante de todos nosotros sin siquiera hacer un amago de atacarnos, fue alanceado a traición y herido de muerte, tras ser hostigado, perseguido y acorralado. El pobrecillo hincó primero las rodillas de sus patas delanteras, extenuado y agotado, para luego caer agonizante en la arena.
No estamos pidiendo a nuestros gobernantes ninguna ley especial, ningún privilegio especial … únicamente pedimos JUSTICIA. ¿Cuánto debemos esperar para conseguirla? ¿Qué comportamiento debemos adoptar ante un gobierno que permite la injusticia?. ¿Qué debemos esperar de un gobierno que, con tal de asegurarse un puñado de votos, es capaz de justificar y permitir la crueldad más vil?. Pues justo lo que tenemos: corrupción, impudor, inmoralidad, porque carecen de Ideales y Principios. Yo digo, y grito a los cuatro vientos, que nadie puede asociarse a un gobierno así sin sentir vergüenza. Y ninguna persona digna puede reconocer un gobierno que permite el maltrato y es indiferente al dolor y al sufrimiento de los animales.
Sí, es verdad que la ley puede permitirte torturar y asesinar un toro a lanzazos. Sí, es verdad que la ley puede darte ese derecho. Pero una persona justa nunca debe aprobar o apoyar esa ley. Las leyes cambian, las verdades universales no lo hacen. Y, como decía Henry D. Thoreau, “cuando un gobierno es injusto el lugar de todo hombre justo está en la cárcel”.
¿Qué debemos hacer cuando prevalece la opinión de los que piensan que la mayor hazaña del hombre no es dar la vida sino quitarla? Decidme ¿qué debemos hacer cuando todo esto sucede? Yo mismo responderé: hay que desmantelar el sistema que lo construyó.
Porque nuestra decepción no es ya que los vecinos de Tordesillas hayan hecho gala una vez más de su barbarie, sino que las instituciones políticas, aquellas que nos representan a todos los españoles, lo hayan permitido. Su juego está muy claro. La mayoría de los Partidos evitan pronunciarse, o hacer nada durante todo el año por esta y otras cuestiones.
Dentro de unos meses tendremos elecciones y en ellas nos jugamos mucho los defensores de los derechos de los animales. En lo referente al Torneo del Toro de la Vega a estas alturas tenemos dos posturas claras:

• la del PP que defiende la tradición por encima del sufrimiento y la muerte
• la de PODEMOS que dejó bien claro que de ganar las elecciones acabarían con este tipo de costumbres (dejando aparte, claro está, al PACMA, que tiene todas mis simpatías pero que carece de la fuerza para poder entrar en juego en esta cuestión, aunque queremos que quede claro que un voto a esta formación siempre será útil. Nadie hizo tanto para abolir el Torneo del Toro de la Vega como PACMA).
En medio se mueven diferentes Partidos que hacen de la ambigüedad su doctrina. De todos ellos nos interesan sobre todo dos. Ciudadanos y PSOE. El primero evita definirse (y ya sabemos lo que eso significa), el segundo quiere justificarse ante un posible electorado y habla de cambiar la ley de protección de los animales, pero sin especificar en que afectará esto -en caso de hacerlo- al toro de la vega).
Mientras tanto el PP gobierna con mano de hierro nuestro país. Pocas veces un Partido ha tenido tanto poder como el que tiene ahora el Partido Popular. Creo que a estas alturas poco puede decirse al respecto. Han aprobado leyes para hacer su “trabajo” más fácil. Intentan taparnos la boca y desanimarnos mediante multas
¿Sabéis? Sé que ganaremos, qué finalmente no nos detendrán. Que caerán Tordesillas, Medinaceli, Coria, Algemesí … Que tarden más tiempo o menos en hacerlo depende de nosotros, por ello debemos ser inteligentes y aprovechar nuestras oportunidades. Y no se me ocurre una oportunidad mejor para conseguir nuestros objetivos que las elecciones generales que tendrán lugar en el mes de diciembre, debemos organizarnos de cara a ellas y conseguir compromisos políticos que nos permitan acabar de una vez por todas con todas estas injusticias. Es bueno que nos centremos en un acontecimiento, pero debemos aprovechar la ocasión para acabar con todos los festejos que emplean toros y otros animales de forma cruel para divertirse. Dado que el Toro de la Vega es el más conocido y el que más repercusión mediática tiene, hagamos de él nuestra bandera. Obliguemos a los Partidos que hasta ahora juegan con la ambigüedad a pronunciarse claramente. Y durante la Campaña Electoral mostremos lo que opinamos de sus políticas con los animales; y, con nuestras acciones pacíficas en cada uno de sus mítines, recordemos con nuestros lemas y pancartas cual es la política que van a seguir durante los cuatro años siguientes. Esta es una oportunidad única para conseguir nuestros objetivos. Somos muchos y estamos en todas las ciudades y pueblos de España, mostremos nuestras armas: nuestro voto y nuestro activismo. No encontraremos un momento más oportuno y más adecuado para conseguir nuestros objetivos que los próximos tres meses. Empecemos a trabajar y organizarnos para los 21 días de Campaña de diciembre. Tendrán que escoger: 5.000 votos de Tordesillas o 5 millones.
Llevo ya varios años luchando al lado de muchos compañeros activistas, y durante todos estos años sentí que una vida luchando por otros, es una vida que vale la pena. En realidad considero que mi vida no me pertenece. Es lo que me enseñaron cientos de personas dispuestas a darlo todo por aquello en lo que creen … y también que Jamás nos rendiremos, bajo ningún concepto. No sabríamos cómo hacerlo.
¡¡¡Ni un toro más morirá en Tordesillas!!!
¡¡¡Luchemos hasta la Abolición!!!