Toro de Coria (Cáceres)

DSC_0034

El toro de Coria se celebra en el lugar de Coria, Cáceres, entre el 23 y el 29 de junio de cada año.

Según la leyenda, cada año y en las fiestas de San Juan, un joven era escogido en sorteo entre todos los de la ciudad. Era perseguido por las calles y se defendía con dos navajas o puñales de los ataques de los demás. Casí siempre solía morir. Pero un año le tocó en suerte al hijo de una rica dama del pueblo. Ésta angustiada, lo cambió por un toro, y desde entonces, este cruel encierro es el centro de las fiestas de Coria.
Actualmente se le suelta en el centro del pueblo, donde se improvisa una plaza de toros. Se le clava una divisa y tras torearlo y provocarlo durante una hora lo “liberan” por las calles de Coria. Es perseguido, increpado y molestado, durante un tiempo indeterminado, pero que puede estar entorno a una hora. Mientras intenta huir por las calles del pueblo, sufre a menudo caídas que le pueden provocar diversas fracturas y roturas. Cuando ya está totalmente agotado y ya no se mueve prácticamente para nada, una persona seleccionada por el ayuntamiento sale a la plaza con una escopeta y le pega un tiro en la cabeza. La mayoria de las veces no es suficiente para matarlo y es rematado ya en el suelo mediante la puntilla.
Esto no se hace con un sólo toro, sino con tres, cuatro o cinco durante los días que van del 23 al 29 de junio.

Apoyandose en las imágenes grabadas por la Asociación Vox Ánima el 24 de junio de 2015 el PACMA denunció los hechos ante la Guardia Civil el 17 de julio de 2015. En principio la denuncia fue estimada y el ayuntamiento de Coria podría ser sancionado con una multa de hasta 30.000 euros.