NOTICIAS

Últimas noticias No a la Violencia
Puedes suscribirte a nuestro RSS, seguirnos en Facebook o consultar nuestro canal en Youtube
Declaraciones-Arenales-Serrano-Toro-de-la-Vega-2013-Foto-de-William-Criollo

DECLARACIONES DE ARENALES SERRANO, diputada del PP

La diputada del PP en el Congreso, Arenales Serrano, ha declarado (18 de agosto de 2014) que al ser ella misma una persona poco taurina no tiene una postura ni a favor ni en contra de la celebración del Toro de la Vega en Tordesillas, para, a continuación, dar una serie de “razones” que justifican el que se siga celebrando:

  1.     Que así lo quieren los vecinos de Tordesillas ya que se trata de una tradición,
  2.     Que el acto está “tremendamente” regulado y
  3.     Que ha evolucionado tanto que ahora ya no se le cortan los testículos al toro.

Finalmente, la diputada utilizó un curioso argumento para defender esta celebración diciendo: “Si nos ponemos tan exquisitos y tan puristas, ¿comerías un pollo?, porque también lo han matado”, explicó.

A esto podría replicarse que

  1.     No todo lo que desee la mayoría de los vecinos de un pueblo determinado debe ser permitido por la autoridad tanto debido a razones legales como simplemente éticas. Un linchamiento, por ejemplo.
  2.     Que los autos de fe, donde los acusados de herejía generalmente acababan en la hoguera estaban “tremendamente” regulados. Y
  3.     Que al toro una vez muerto supongo que le dará lo mismo que empiece a ser troceado por un lado que por otro (aunque aquí cabría decir que sólo Dios sabe las veces que se le cortaron los testículos cuando todavía vivía).

En cuanto a la comparación con lo de comerse un pollo … Bueno, esto sucede al querer justificar un acto que resulta totalmente injustificable. Es normal que al final se acaben utilizando argumento delirantes. Porque esto no es arte ni es cultura. Tan solo se trata de una psicopatía social consentida por un gobierno sin Principios que legisla para hacer que la injusticia sea legal.

 

festividades-con-animales

FIESTAS, RELIGIÓN Y ANIMALES

(Vídeo Toro Coria 2014. Imágenes grabadas por Vegan Streaker Group)

Unos 60.000 animales son maltratados cada año durante las fiestas populares en diferentes pueblos de España. Casi siempre se trata de fiestas con unos orígenes antiguos, que incluso se remontan al Medievo, convirtiéndose así  la “tradición” en el principal argumento para defender la pervivencia de estos sangrientos espectáculos.

Palomas lapidadas en la Semana Santa de Robledo de Chavela (Madrid). Caballos y burros obligados a saltar entre las llamas o caminar sobre brasas candentes en San Bartolomé de Pinares (Ávila) y Alosno (Huelva). Patos soltados para ser atrapados en el agua por cientos de bañistas en Sagunto (Valencia) lo que acaba provocando la muerte de muchos y la rotura de patas y alas de casi todos los demás. Arrastre de bueyes en Erandio (Vizcaya) donde en septiembre de 2014 murieron dos de estos animales dopados. Hamsters y otros pequeños roedores encerrados en pequeñas vasijas de barro las cuales son arrojadas contra el suelo en Biar (Alicante) o El Puig (Valencia), los roedores que no mueren son lanzados contra la gente o contra las paredes. Caballos encerrados en Curros (recintos de madera) en varias localidades gallegas como Boiro, A Pobra do Caramiñal, La Estrada o Vimianzo, con el fin de ser doblegados mediante la fuerza por varias personas hasta que caen al suelo, donde son inmovilizados y se les cortan las crines y la cola.

Pero son los toros de entre todos los animales utilizados en festividades populares los más usados y torturados. Curiosamente, o no tan curiosamente, estos sangrientos espectáculos están casi siempre relacionados con festividades religiosas.

Toros enmaromados, como el de Fornalutx (Mallorca), el  de Cuenca o el de Benavente (Zamora), a los que se le atan sogas alrededor de los cuernos y se sirven de ellas para tirar con fuerza del animal haciéndole recorrer las calles, hasta que agotado, dolorido y herido por los múltiples resbalones acaba  su recorrido en el matadero. El de Fornalutx tiene lugar durante las Fiestas de la Madre de Dios. El de Cuenca está vinculado a las Fiestas de San Mateo. En cuanto al de Benavente, se celebra en la llamada “Lunes de Pascuilla” en honor de la Virgen de la Vega (de ahí su nombre de Fiestas de la Veguilla) y que se conoce como “Petición del Toro Enmaromado”.

Toros de fuego, a los que se le coloca un aparato en los cuernos que sostiene dos antorchas, quemándose varias partes de su cuerpo, como en Medinaceli. Está vinculado a las reliquias de los Cinco Mártires o Cinco Santos, de ahí que al toro se le encierre en un recinto vallado con cinco hogueras.

Toros arrojados al mar como los Dénia (Alicante), donde una vaquilla es acosada y perseguida hasta que se ve obligada a lanzarse al mar desde lo alto de un espigón. Una vez la vaquilla es recuperada, se le obliga a repetir lo mismo. En algunas ocasiones los animales han muerto ahogados. Este acto se realiza en el marco de las fiestas en honor de la Santísima Sangre.

Toros perseguidos en todoterreno, como sucede en Villalpando (Zamora). Donde tres toros son soltados en el campo y perseguidos, acosados y golpeados por cientos de todoterrenos, quad, motos y tractores, junto con caballos. Esta celebración tiene lugar dentro de las Fiestas en honor a San Roque.

Toros muertos a lanzazos. Algo que sucede todos los años durante el mes de septiembre en Tordesillas de la Vega, donde varios lanceros a pie y a caballo persiguen un toro hasta que lo acorralan en un lugar de la Vega, donde le clavan sus lanzas. Tiene lugar el primer martes posterior a la Natividad de la Virgen, en el marco de las Fiestas de Nuestro Señora de la Peña, patrona de Tordesillas.

Y así podríamos seguir un buen rato. El toro de San Juan de Coria (Cáceres), obligado a recorrer las calles empedradas del pueblo, hasta que ya agotado, asustado y dolorido es asesinado en público de un disparo para regocijo de todo el pueblo. Las becerradas de Algemesí  celebradas a medianoche y dónde el público salta a la plaza para traspasar con espadas y banderillas los indefensos cuerpos de bebés de toro. O en Ohanes (Almería) donde varios toros son llevados enmaromados (atados) a presencia de una imagen de San Marcos, y obligados a doblar la rodilla hasta siete veces.

Y así un largo etcétera que colocan a España en la cabeza de los países que de forma institucional más maltrato inflige a los animales. Casi siempre estas fiestas son utilizadas para atraer turistas. Sin embargo, la crueldad nunca debe ser un reclamo turístico. Esta, sin duda, es la auténtica “Marca España”.

Y esta también es la principal razón por la que queremos centrar nuestra Campaña Contra el Uso de Animales en Festividades Populares en aquellas que utilizan toros. Eso sí, sin olvidar todas las demás