toro-jubilo-2014-b-foto-de-Gonzalo-Arroyo-Moreno

TORO JÚBILO 2014

El 29 de septiembre de 1559 el rey Felipe II fue testigo directo del Toro Jubilo, así quedó reflejado en el Archivo de los Duques de Medinaceli. Esta es la primera cita de la que se tiene constancia escrita, aunque hay quien retrotrae esta fiesta mucho más atrás a época celtibérica. Al parecer estaba relacionado con ritos de purificación, iniciáticos y de magia. Ahora los mozos ya no se mezclan con la sangre del toro para purificar sus cuerpos, ni utilizan ritos mágicos para convocar espíritus benéficos o provocar cambios en el tiempo. Sí, ahora ya no hay magia, ni purificación, pero se causa la misma tortura y sufrimiento al animal que se causaba entonces.

Evidentemente esto es incompatible con cualquier país mínimamente desarrollado cultural y éticamente, pero no sucede así con el nuestro, donde la tortura animal se ha institucionalizado y se ha legislado para que esta tortura y sufrimiento se pueda seguir infligiendo con total impunidad.

Este año, la noche del 15 al 16 de noviembre de 2014, le tocó el turno a Islero. Sufrió y murió como todos aquellos que le precedieron. Las quemaduras que el fuego le provoca en su cuerpo y sus ojos, son la mayoría de las veces irreversibles, y estad seguros que no van a llamar al veterinario para que sus heridas sean tratadas. Islero después de sufrir el dolor y el pánico intentando huir del fuego, acabaría siendo ajusticiado fuera ya de la mirada del público. Aunque el ayuntamiento y los responsables, conscientes de la fuerte oposición y rechazo que genera esta “tradición” no lo reconozcan.

De hecho Actyma ha interpuesto una denuncia por presunta infracción al considerar que el toro había sido sometido a la amputación de las cuerdas vocales antes del festejo “puesto que al animal nunca se le oyó bramar, ni cuando fue embolado, ni durante la hora que duró el espectáculo, ni bajo los fuegos artificiales, siendo ello imposible por su naturaleza, según expertos etólogos”. De hecho en varias imágenes se ve cómo abre la boca para bramar sin que salga sonido alguno.

 

Sin embargo esta vez hubo algo diferente a lo sucedido en los años anteriores, por primera vez se juntaron allí varias decenas de activistas que saltaron al recinto poco antes de la salida del toro a las 23.30 y se ataron y exposaron al poste que debía servir para inmovilizar a Islero, mientras le ponían el mecanismo que debía sujetar las antorchas. En medio de los insultos y los golpes de algunas personas del pueblo que rápidamente saltaron al recinto a propinar golpes y mordeduras para que los activistas se soltasen, la Guardía Civil se dedicó a arrestar a 51 activistas denunciados por desobediencia y se llevó detenidos a 4 acusados de un delito de desórdenes públicos y otro de lesiones a agentes de la autoridad. Uno de los miembros de nuestra Asociación fue arrestado mientras tomaba imágenes.

A las 00.15 se retomó el festejo, y durante una hora Islero sufrió el fuego, el miedo y las vejaciones de un pueblo de nombre Medinaceli.

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>